Titulo de la noticia

Urticaria

25 de Noviembre de 2016

Por lo general, son el resultado de una reacción alérgica a algún alimento o medicamento, aunque también pueden aparecer sin una causa definida.

Se llama así a las ronchas rojizas, elevadas y a menudo pruriginosas que aparecen en la superficie de la piel.
La urticaria se produce porque, ante una reacción alérgica, el cuerpo libera químicos (entre ellos histamina) dentro del torrente sanguíneo, provocando prurito e inflamación.
Cuando la hinchazón o las ronchas aparecen alrededor de la cara, especialmente en la zona de los labios o alrededor de los ojos, se las denomina angioedemas. Estas también puede presentarse en manos, pies y en la zona de la garganta.
Existen muchas sustancias capaces de desencadenar urticaria, entre ellas la caspa animal, las picaduras de insectos, los medicamentos, el polen, y alimentos como el pescado, los huevos, los mariscos o la leche.  
También podemos desarrollar urticaria como resultado de estrés emocional, exposición extrema al frío o al sol, transpiración excesiva, enfermedades como el lupus, la leucemia y otros trastornos autoinmunes, infecciones como la mononucleosis, exposición al agua o incluso por realizar ejercicio. En muchos casos, la causa de esta afección se desconoce.
Los síntomas de la urticaria suelen incluir prurito e inflamación de la superficie de la piel con presencia de ronchas (de color similar al de la piel o rojizo) con bordes claramente definidos, que a veces se agrandan, se diseminan y/o se unen formando zonas más grandes de piel plana y elevada. También pueden cambiar de forma, desaparecer y reaparecer al cabo de minutos u horas.
La urticaria se identifica fácilmente porque cuando se presiona el centro de una roncha esta se torna blanca. Este fenómeno recibe el nombre de palidez.
Su médico puede determinar si usted tiene urticaria mediante un examen de la piel. En casos de pacientes con antecedentes de alergia, el diagnóstico suele ser incluso más fácil.
En ocasiones, el médico puede realizar una biopsia de la piel o exámenes de sangre para confirmar que haya habido una reacción alérgica y evaluar la sustancia que la causó.
Si la urticaria es leve, puede no ser necesario un tratamiento para que desaparezca. Sin embargo, para combatir el prurito y la inflamación se aconseja no bañarse con agua muy caliente o usar ropa muy ajustada ya que esto contribuye a que se irriten las zonas afectadas.
El profesional médico puede sugerir la ingesta de antihistamínicos. Se debe prestar especial atención a las instrucciones que se incluyen en el envase sobre cómo tomar la medicina.
Cuando la reacción es grave, y en especial si la inflamación compromete la garganta, puede ser necesaria una inyección urgente de epinefrina (adrenalina) o esteroides, ya que la urticaria en la garganta puede obstruir las vías respiratorias, comprometiendo la respiración y causando anafilaxia.
Si bien suele ser molesta, la urticaria es generalmente inofensiva y desaparece por sí sola.
Cuando el padecimiento se extiende por más de 6 semanas, se lo denomina urticaria crónica y, a menudo, no se puede encontrar una causa para ella.
No dude en contactar a emergencias si la persona afectada presenta dificultad respiratoria, estrechez de garganta, inflamación de la lengua o la cara, o sibilancias. También es importante recurrir a un profesional de la salud si la urticaria se torna severa, molesta y no responde a los cuidados personales.
Para ayudar a prevenir la urticaria es conveniente evitar la exposición a sustancias que ocasionen reacciones alérgicas, el uso de ropa demasiado apretada, o los baños o duchas calientes (sobre todo justo después de un episodio alérgico), ya que pueden provocar su recurrencia.

Referencias:
Grattan CEH. Urticaria and angioedema. In: Bolognia JL, Jorizzo JL, Schaffer JV, eds. Dermatology. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 18.

Saini SS. Urticaria and angioedema. In: Adkinson NF Jr., Bochner BS, Burks AW, et al, eds. In: Middleton's Allergy Principles and Practice. 8th ed.  Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2014:chap 36.

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000845.htm